DeporteHabilidades SocioemocionalesMomentos

¿Qué se necesita para ganar un tour de Francia?

By August 20, 2019 No Comments

Por Manuela Montoya Sefair, practicante de Comunicaciones

Ya pasaron 3 días y todavía no hemos logrado procesar que, por primera vez en la historia de Colombia, uno de nuestros ciclistas gana el Tour de Francia. La verdad es que más allá del gran triunfo de Egan Bernal, el orgullo que sentimos se refleja en todos los corredores colombianos (Nairo Quintana, Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao y Bernal) que en estas semanas han dejado el nombre de nuestro país en lo más alto del mundo del deporte.  Es precisamente por este orgullo que sentimos que en Coschool nos pareció imprescindible hablar sobre esta hazaña y rescatar los retos y el arduo trabajo por el que han atravesado para llegar a donde están.

Egan Bernal en el Tour de Francia 2019 – Foto autoría de filip bossuyt (flickr.com)

Pasos para llegar a la cima

Para empezar, es necesario entrenar y entrenar. Es fundamental probar diferentes estrategias y caminos para conseguir el mejor rendimiento, llevando a cabo un proceso de autoconocimiento, en el cual se identifiquen las fortalezas y las debilidades de cada quien. Esta es la forma de llegar a carrera con pleno conocimiento de todos los factores que pueden llegar a afectar o favorecer el resultado final.

Luego, toca superar 21 etapas de recorrido, las cuales incluyen ocho etapas llanas, seis de montaña con cinco llegadas en alto, cinco de media montaña, dos de contrarreloj y dos etapas de descanso. Todas estas jornadas pondrán a prueba la capacidad física/mental, la paciencia y la determinación; porque sin la habilidad para comprometerse con objetivos difíciles y persistir ante los obstáculos que puedan surgir a lo largo del camino, será muy complicado llegar a la meta. 

Tour de Francia 2019 – Foto autoría de bDom – artiste – www.bdom.info

Por otro lado, es indispensable contar con un buen equipo y, a la vez, ser un buen compañero colaborador. Al igual que en otros deportes, el ciclismo también cuenta con diferentes posiciones dentro de cada grupo. Primero está el jefe de escuadra (el mejor ciclista del grupo, usualmente), es el centro de atención puesto que debe liderar a los demás y sufrir igual que el resto, pero sin que se le note; después está el co-líder, el Sancho Panza del jefe, es quien debe estar atento a lo que el jefe del grupo necesite, su rol funciona parecido a ese, pero con menos ojos encima; luego nos encontramos con los gregarios, los escuderos de la escuadra, son los que se sacrifican por proteger y ayudar a su líder. 

Ya después nos encontramos con los diferentes tipos de ciclistas dentro de la carrera, los cuales también cumplen una función dentro del sistema colaborativo del equipo. Unos (los sprinters) se destacan por su capacidad para la velocidad en los tramos llanos, otros (los escaladores) son expertos a la hora de aguantar y mantener un buen ritmo para subir montañas y, están los corredores de contrarreloj, los cuales son supremamente veloces, técnicos y aerodinámicos.

 Cada uno es indispensable porque cumple una función muy específica en la misión del equipo, la cual puede que sea impulsar a alguno de ellos al gran título. Pero, para que funcione este objetivo es necesario conocer bien a los integrantes y establecer una comunicación casi tácita, que se sobreentienda, para que no haya conflictos y funcione de manera excepcional.

Nairo Quintana en el Tour de Francia 2019 – Foto autoría de filip bossuyt (flickr.com)

Finalmente, es preciso tomar buenas decisiones a lo largo de la carrera, ya que es importante saber regular el cuerpo y decidir cuándo atacar y cuándo es necesario dejar que alguien más lidere el grupo. Además, toca manejar los tiempos y definir en qué etapas vale la pena aumentar la velocidad o disminuirla para recuperar. Todos estos factores influyen en el rendimiento y el resultado individual y colectivo.

Todos nuestros ciclistas colombianos lograron superar cada uno de estos aspectos, desde su entrenamiento personal, hasta el arduo trabajo que todos realizaron con sus respectivos equipos. Todo esto haciendo uso y aplicando habilidades socioemocionales en cada momento y etapa, llevándolos así a las posiciones más altas del Tour, incluyendo la victoria histórica de Egan Bernal, con tan solo 22 años.