Latin American Post habló con Nicole Bruskewitz sobre esta iniciativa que busca traer inteligencia emocional y habilidades blandas a las aulas de clase

La salud mental parece ser uno de los temas favoritos en todos los entornos de la sociedad, desde los medios hasta el arte. Parte de ser saludables mentalmente, han explicado los expertos, nace de las habilidades que dependen de la inteligencia emocional, la cual sí se puede enseñar.

Nicole Bruskewitz es la directora de pedagogía de CoSchool, una empresa B, es decir, que sí tiene ánimo de lucro pero que es principalmente de interés social, que busca enseñar a jóvenes colombianos a desarrollar habilidades emocionales, también conocidas como habilidades blandas. Desde su principio, CoSchool decidió enfocarse en los adolescentes: “Los jóvenes son el futuro porque están en un punto de inflexión en sus vidas donde pueden coger por un camino u otro”, explica Bruskewitz. Además, “Los adolescentes están en un momento de plasticidad cerebral que no tiene comparación sino en el momento de primera infancia, entonces si queremos generar cambios en las personas un momento muy importante para hacer eso, a parte de la primera infancia, es la adolescencia”.

Los fundadores de la empresa, el colombiano Carlos Echeverry y el inglés Henry May, se conocieron con Bruskewitz en el programa Enseña por Colombia. Al enseñar en dicho programa, estos profesionales voluntarios para ser docentes “se dan cuenta del gran énfasis que pone el sistema educativo en el rendimiento académico y en las pruebas estandarizadas. Es una epidemia la lógica de rendición de cuentas a nivel de medición de desempeño académico. Pero lo que uno enfrenta en la realidad del aula es que la necesidad para lograr rendimiento académico, tanto como convivencia en la comunidad escolar, tanto como una sociedad que puede vivir en paz, son las habilidades socioemocionales, las habilidades blandas”. Así es como nace CoSchool.

 

para seguir leyendo: https://latinamericanpost.com/es/19700-coschool–una-apuesta-por-la-educacion-emocional