EducaciónEducación EmocionalEdumociónHabilidades Socioemocionales

¿Cómo fortalecer tu tolerancia a la frustración?

By agosto 14, 2019 No Comments

Por Manuela Montoya Sefair, practicante de Comunicaciones

Todos hemos pasado por alguna situación en la que las cosas no nos salen bien, como uno pensaba o quería, de acuerdo al plan que estaba estipulado. Por ejemplo, que estabas escribiendo un informe muy importante, no habías guardado tu trabajo y preciso se daña o se descarga tu computador y pierdes todo; cuando contrataste a una persona muy importante para dar una charla en un evento y te cancela la noche anterior a la fecha; o cuando tenías una reunión imprescindible al día siguiente y la alarma no sonó u olvidaste programarla.

En esos momentos tendemos a sentirnos estresados, angustiados, ansiosos y nos provocar botar todo al piso o sentarnos a llorar. Es completamente normal, la frustración es un sentimiento que nos da a todos y es casi inevitable. Esto se debe a muchos factores, probablemente estás acostumbrado a que las cosas salgan bien o alineadas con el plan, puede ser que no sepas manejar tu tiempo de la mejor manera y eso resulte en la acumulación de tareas o, tal vez, te cuesta tener control de tus emociones cuando la presión de tu entorno se eleva. 

People with sad and angry emojis illustration

Independientemente de la razón, eso indica que hay cierta intolerancia a la frustración. ¿Qué es eso? Es cuando nuestro entorno nos presenta diferentes situaciones que ponen a prueba nuestra capacidad de decisión y autorregulación y no respondemos de la manera adecuada, al contrario, adoptamos conductas negativas que no contribuyen a nuestro crecimiento personal. 

Pero entonces, ¿Qué debemos hacer para fortalecer nuestra tolerancia a la frustración y cómo prevenimos estas situaciones de estrés?

Para empezar, y según la revista Entrepeneur, es importante reconocer la frustración, saber que es un momento difícil y analizar las variables que te llevaron a sentirte así. Este proceso va a contribuir a afianzar tu habilidad de autoconomiento y autorregulación, debido a que en futuras ocasiones podrás detectar con mayor facilidad esos factores desencadenantes que te pueden llevar a una situación de frustración.

Luego, es importante ver la frustración no como algo negativo, sino como una oportunidad para encontrar nuevos caminos o soluciones que probablemente no habías contemplado antes del punto de inflexión. Se trata de ver este sentimiento como algo positivo, tomar toda la energía que se libera cuando las cosas no salen de acuerdo al plan y dirigirla u orientarla hacia otro plan de acción, lo cuál va a fortalecer tu toma de decisiones también. 

En adición a lo anterior, es fundamental reflexionar y aprender sobre lo sucedido y plantear nuevas estrategias para futuras ocasiones o proyectos. Al realizar esto vas a poder reconocer tus capacidades, tus limitaciones y comenzar a plantear objetivos logrables que reduzcan las posibilidades de que aumente el nivel de estrés personal, confía en ti en todo lo que puedes hacer.

Imagen creada por Rawpixel – www.rawpixel.com (www.freepik.es)

Por otro lado, cuenta con las personas que te rodean y ten presente que delegar tareas o pedir ayuda no te hace una persona débil o menos capaz, todo lo contrario, esto indica que confías en las habilidades de tu equipo. Esto no solo te va a ayudar a fortalecer tu capacidad de colaboración, sino que alivianará tu carga laboral y en esos momentos de frustración te proporcionará una posibilidad de apoyo emocional y social de parte de tus compañeros, lo cual aumentará tu tolerancia frente a los momentos en los que nada sale bien. 

En conclusión, sabemos que enfrentar esas situaciones en las que nada sale como uno quiere es difícil. Sin embargo, somos conscientes que la frustración es un sentimiento transitorio, en el que cada uno decide si se estanca cuando surgen estos momentos de alta tensión y estrés. Es por eso que siempre es bueno tener a la mano los consejos que hemos mencionado anteriormente, ya que nos ayudan a desarrollar nuestra inteligencia emocional y fortalecer nuestra tolerancia frente a la frustración.